24 de octubre: Un día como hoy se unieron naciones

En un día como hoy hace 68 años, la Organización de las Naciones Unidas inició sus actividades y tiene ahora más vigencia cuando los pueblos de la tierra sufren por el terrorismo, la violencia y la amenaza de una guerra con armas destructoras que podría poner fin en pocos minutos a todo vestigio de vida en nuestro planeta. Si bien, ella está ligada intrínsecamente a los Derechos Humanos, lo realmente significativo es la razón por la que se formó, como organismo internacional para trabajar por el mantenimiento de la paz del mundo y la seguridad universales.
Al leer el preámbulo de la Carta de las Naciones Unidas, comprender todo su valor, que no es otra cosa que una filosofía humanista en que la dignidad del hombre ha de mantenerse entre el respeto a sus derechos y la justicia, como parte de cada uno de los estados de la comunidad internacional, resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, que dos veces ha infligido a la humanidad sufrimientos indecibles (1era y 2da Guerra Mundial).

Antes de preguntarnos, si las Naciones Unidas responden o no a los verdaderos intereses de los pueblos, si no se equivocan cada vez que adoptan resoluciones que tienden en principio a preservar y fortalecer la paz y la amistad entre todos los países de la tierra, una de las tareas que aguardan a las jóvenes generaciones es la transformación de la ONU en una organización con poderes reales para solucionar democráticamente los problemas que le competen. Este es el gran reto, frente al cual se encuentra más allá de las fallas que puede tener. Es que durante estas seis décadas, no ha permanecido estática y ha intervenido en la resolución de numerosos conflictos entre países y valiéndose de los procedimientos más diversos: recomendaciones, envío de comisiones negociadoras, mediaciones, adopción de medidas preventivas, etc. Sin embargo, sólo en contadas ocasiones ha podido acudir a medidas directas y eficaces por la vía coercitiva, ya que esto último requería siempre el visto bueno de las grandes potencias presentes en el Consejo de Seguridad (Estados Unidos y la ex Unión Soviética) tal como acaba de ocurrir con Siria y la destrucción de armas químicas.

Pero al igual que muchas otras organizaciones hay grandes errores pero la ONU continúa siendo el único foro de diálogo universal y una esperanza de mayor entendimiento entre las naciones que lo integran hasta conseguir crear las bases de una convivencia universal pacífica y duradera.20131024-021728 p.m..jpg